San José: Una ciudad loca por los deportes | Dinero para quemar